UTENSILIOS LITURGÍCOS

 

 

 

Caliz:

 

Recipiente en forma de copa con apertura ancha utilizada para beber. En la Liturgia cristiana, el cáliz es el vaso sagrado por excelencia, indispensable para el sacrificio de la Santa Misa ya que debe contener el vino que se convierte en la Sangre preciosísima de Cristo.
 

 
 
 

Copón:

 

Vaso con tapa en el que se conservan la Sagradas Hostias para poder llevarlas a los enfermos y emplearlas en las ceremonias de culto. En la actualidad los copones suelen ser de menos estatura que lo cálices para distinguirlos de estos.

 
 
 

Custodia:

 

Recipiente sagrado donde se pone la Eucaristía de manera que se pueda ver para la adoración. Hay gran variedad de tamaños y estilos. Generalmente alrededor de la Eucaristía se representan rayos que simbolizan las gracias conferidas a los que adoran.

 
 
 

Acetre:

 

Caldero de agua bendita que se usa para las aspersiones litúrgicas. El agua se recoge del acetre y se dispersa con el hisopo.

 

Hisopo

 

Utensilio con que se esparce el agua bendita, consistente en un mango que lleva en su extremo un manojo de cerdas o una bola metálica hueca y agujereada para sostener el agua. Se usa con el Acetre.

 
 
 

Corporal

 

Es el lienzo sobre el que se coloca el Cáliz y la patena durante la celebración eucarística.
 

 
 
 

Palia


Es un cuadrado de tela, duro (o almidonado), con bordados o adornos, y que cubre el cáliz mientras está sobre el altar. Usando la palia se evita que caigan en el cáliz partículas extrañas. Es opcional.
 

 
 
 

Purificador

 

Paño blanco que utiliza el sacerdote para secarse los labios después de comulgar  y para limpiar (purificar) los vasos sagrados.
 

 
 
 

Cubre Cáliz

 

El cubrecaliz se debe utilizar en la Misa. La tela y el color hacen juego habitualmente con los ornamentos, aunque puede ser siempre blanco.

Cuando se pone debajo una palia, cae con elegancia. Elliot afirma que el uso de la carpeta de corporales tiene ventajas, ya que mantiene limpio el corporal que es usado frecuentemente por los ayudantes y otros ministros.

 
 
 

Vinajeras

 

Son dos pequeñas jarritas en las que se pone el vino y el agua necesarios para la Misa. El sacerdote mezcla con el vino unas gotas de agua. Puede usarse para ello una cucharilla.  Las vinajeras son de cristal o vidrio, por razón de limpieza y para que el sacerdote pueda identificar el agua y el vino. Pueden ser de plata, bronce o estaño.

 
 
 

Lavabo o Aguamanil

 

El celebrante utiliza para el lavabo una jarra con agua y un aguamanil, que pueden ser de cristal, de cerámica o de metal. Para el Lavabo se necesita: una jarrita con agua; un recipiente o aguamanil para recogerla; y un Manutergio, para que el sacerdote se seque las manos.

 
 
 

Incensario e Incienso

 

El Incensario es un braserillo metálico suspendido por unas cadenas y con una tapa en cuyo interior se quema el incienso y se utiliza para incensar.
El Incienso es una resina que produce un agradable aroma al arder. El incienso es utilizado para manifestar la adoración. El incienso simboliza la oración que sube hasta Dios. Se guarda en la naveta.
 

 
 
 

Naveta

 

La naveta es el recipiente donde se echa el incienso y el que se ofrece al sacerdote cuando hay que incesar. ¿Cuándo se inciensa en la Misa?
- Al principio. Tras el beso al altar del sacerdote.
- Al Evangelio. Cuando comienza el Aleluya.
- A las ofrendas. Después de su bendición.
- Al sacerdote y al pueblo. Tras las ofrendas.
- Al Señor. Tras la consagración de las especies.
- A la imagen de la Virgen. Si hay canto final.

 
 
 

Bandeja Comunión

 

La Bandeja para la Comunión se sigue utilizando  en muchas iglesias. Tiene por finalidad evitar que, por descuido, pueda caer alguna Forma Consagrada
al suelo.

 
 
 

Campanilla:

 

Es utensilio en forma de copa invertida de tamaño pequeño que se utiliza para convocar a la plegaria Eucarística, llamar la atención y expresa sentimiento de alegría.
 

 
 
 

Candelero:

 

Es el soporte o sostén donde se coloca la vela y que se usa en la liturgia como símbolo de la luz, que es Cristo.

 

 
 
 

Mantel:

 

Se llama mantel en la liturgia al lienzo que cubre el altar, en señal de respeto a la mesa en la que Cristo nos invita a comulgar. Suele ser blanco, pero admite adornos y franjas de color.

 

 
 
 

Crismera:


Recipiente o ampolla donde se guardan los óleos tanto el crisma, como el óleo de los catecúmenos o el de los enfermos.